8 errores que he cometido viajando


Hoy os traigo un artículo en el que reflexiono sobre los errores que he cometido en estos casi 10 años de viajes en solitario...¿qué cambiaría?, ¿qué cosas me hubiera gustado saber cuando empecé a viajar? Os dejo las 8 más importantes:


Facturar equipaje


Uno de los errores típicos que cometemos en muchos viajes es el de llevar más equipaje de la cuenta. Esto, además de la incomodidad que supone el transportar más peso, hace que el coste del billete se incremente en la mayoría de aerolíneas (en muchas low cost es más caro facturar una maleta que el propio billete), sin contar el riesgo de pérdida de equipaje, deterioro del mismo, posibles robos...


Algo que he aprendido en estos años de viaje es que a buena parte de ellos podemos ir solo con el equipaje de mano, pues con 8 - 10 kg de peso tenemos más que suficiente para llevar lo realmente imprescindible.



Prejuzgar países


Durante años he evitado visitar ciertos destinos por considerarlos ''inseguros'' cuando su realidad se aleja mucho de la que transmiten los medios de comunicación. Es cierto que hay destinos más seguros que otros y algunos prejuicios existen por algo, pero informándonos previamente, planificando el viaje y llevando las precauciones adecuadas, es posible visitar prácticamente cualquier destino. Hoy en día es mucho más probable sufrir un robo en Londres, París o Madrid que en Teherán, Jerusalén o La Habana.





No tener una buena cámara


Viendo las fotos de mis primeros viajes me tiro de los pelos por no haber tenido una cámara mejor. Es cierto que en aquella época contaba con un presupuesto limitado y las cámaras de los móviles distaban mucho de las actuales, pero aun así preferiría haber sacrificado algún viaje con tal de haber invertido en un buen equipo fotográfico.


Además, para todos aquellos que queráis escribir un blog, publicar un libro o crecer en instagram, tenéis que ver esta compra no como un gasto sino como una inversión...a la larga todo lo que invertimos en tecnología nos será rentable de una u otra forma.



No saber hacer fotos


De nada sirve tener una buena cámara si luego no sabemos utilizarla. Algo que haría si pudiera dar marcha atrás a la época en la que empecé a viajar es algún curso de fotografía con el que aprender a encuadrar, utilizar la luz, editar las imágenes...


Afortunadamente hoy en día es posible acceder a cursos online de forma gratuita (en plataformas como coursera), tutotiales en youtube de fotógrafos profesionales o manuales en formato digital, mucho más económicos que los convencionales...¡y sobre todo practicar! sin duda la mejor forma de mejorar y hacernos al uso de nuestra cámara.





Viajar sin seguro médico


En mi afán de ahorrar hasta el último céntimo en mis primeros viajes cometí la imprudencia de viajar a muchos destinos sin seguro médico. Es cierto que al viajar por Europa este riesgo se mitiga si tenemos la tarjeta sanitaria europea, pero no quiero imaginarme qué hubiera ocurrido en caso de tener algún problema en países asiáticos, del norte de África o en el mismo Estados Unidos, donde un traslado en ambulancia puede costar más de 6000$.


No voy a recomendaros ningún seguro médico en concreto pues a poco que naveguéis por internet encontraréis muchos a precios asequibles, pero por favor...¡sea el que sea contratad uno!.



Hacer actividades con animales


Este es uno de los puntos más controvertidos y del que sin duda más me arrepiento...el de haber hecho actividades con animales.


Para un amante de la naturaleza viajar por primera vez a determinados destinos es la excusa perfecta para hacer actividades con la fauna local...que si paseo en elefante por la selva, paseo en camello por el desierto, fotografías con serpientes enrolladas al cuello...lo que en muchas ocasiones desconocemos son las penosas condiciones en las que viven esos animales, el maltrato que sufren durante su entrenamiento y hasta los narcóticos que toman para resultar más dóciles.


Por ello os pido que hagáis un turismo responsable...esto no quiere decir que evitéis cualquier actividad con animales pero sí que os informéis sobre las condiciones en las que viven, las organizaciones que las realizan...en países como Tailandia, Australia, Sudáfrica o Kenya encontraréis centros de rehabilitación de animales y organizaciones que destinan buena parte de sus beneficios en preservar especies locales, pudiendo llevar a cabo actividades que eviten cualquier tipo de maltrato.





Diferenciar entre viajeros y turistas


Uno de los mantras de muchos mochileros que empiezan a viajar es el tratar de diferenciar entre el ''viajero'' y el ''turista'', considerándose a sí mismos parte del primer grupo.


A grandes rasgos el viajero suele ser aquel que cuenta con un escaso presupuesto, utiliza mochila en lugar de maleta, se aloja en albergues, no hace ningún tipo de actividad programada y suele presumir de cosas como hacer autostop o mezclarse con la población local, algo que rara vez llega a suceder. Por contra, el turista es aquel que tiene un mayor poder adquisitivo, acude a agencias para organizar sus viajes, utiliza maletas y en lugar de albergues va a hoteles donde, si existe un pack de ''todo incluido'', mejor que mejor.


Reconozco que en su día yo también hacía esta distinción, pero pronto me di cuenta de que es del todo inútil. Muchos de los considerados ''mochileros'' lo son más que por espíritu por obligación, ya que no pueden permitirse viajar como los turistas que tanto critican, y en muchos albergues, donde deberían abundar los ''viajeros'', he presenciado auténticas aberraciones que se alejan mucho de lo que debería ser un turismo responsable. Es cierto que prefiero viajar con mochila, dormir en albergues y ahorrar un dinero con el que pueda prolongar mi viaje, organizar actividades por mi cuenta...pero no critico lo contrario...¡que cada cual viaje como le dé la gana! lo importante es que se haga de forma respetuosa con el entorno que estamos visitando.



Comprar souvenirs


A pesar de que en mis primeros viajes contaba con un escaso presupuesto, buena parte del mismo iba destinado a souvenirs que a la larga demostraban ser totalmente inútiles: llaveros, camisetas con el nombre de las ciudades, figuras en miniatura, banderas...es posible que ninguna de estas compras suponga un gran gasto, pero en conjunto pueden sumar lo que cuesta el billete a un nuevo destino...¿qué preferís? ¡Yo lo tengo claro!.


En lugar de estos souvenirs, siempre podemos recurrir a otros recuerdos como postales (las encontraremos en cualquier sitio y suelen ser bastante baratas), monedas que no utilicemos, mapas, guías turísticas, entradas a monumentos...¡nuestro bolsillo lo terminará agradeciendo¡




Y vosotros...¿qué errores habéis cometido viajando?, ¿Os identificáis con alguno de estos? Os leo en los comentarios y post de Facebook e Instagram!.



  • Facebook
  • Instagram

@2020 - Todos los derechos reservados. Designed by Julián Rey