Skopje: qué ver en la capital de Macedonia

El viaje en autobús entre Belgrado y Skopje duraría unas 9 horas. De entre todos los recorridos que realizaría durante el viaje por los Balcanes, este sería el más duro de todos...el autobús, al contrario que en viajes como el de Zagreb a Sarajevo, iba totalmente lleno, por lo que muchas maletas se apilaban en el pasillo de un vehículo ya de por sí destartalado, haciendo imposible no sólo dar un paso, sino estar sentado con cierta comodidad.


Tras hacer una parada de 30 minutos en la ciudad de Nis, segunda más importante de Serbia, detenernos en localidades como Leskovac, Vranje, Bujanovac o Presevo, y bordear la frontera de Kosovo, territorio cuyas mezquitas divisamos a lo lejos, atravesamos la frontera macedonia. En torno a las 10 de la noche y con una ligera llovizna, por fin llegaríamos a la estación central de Skopje.



Skopje, Macedonia,


Con una población cercana a los 600.000 habitantes, una cuarta parte del total del país, Skopje es la capital y ciudad más importante de la República de Macedonia, un estado sin salida al mar que, a pesar de su pequeño tamaño, ha sido cuna de personajes ilustres como el Emperador Justiniano, Alejandro Magno o la Madre Teresa de Calcuta.


Tras andar unos 10 minutos en dirección al río Vardar llegaría a mi albergue, una casa de huéspedes recién inaugurada, limpia, cómoda...en la que dispondría de habitación privada con terraza, baño y cocina compartida por apenas 10€ la noche. Además, el hecho de que fuera uno de los primeros clientes en habitar el hostal hizo que el dueño me cuidara enormemente..cada día me regalaba mapas de la ciudad, se encargaba personalmente de la limpieza del cuarto, me proporcionaba todo tipo de información...seguramente fue el alojamiento más acogedor de todo mi viaje por los Balcanes.