Sarajevo, mi ciudad favorita de los Balcanes

Tras abandonar Zagreb a las 12 de la noche, dormiría un par de horas hasta ser despertado por el conductor del autobús...había que bajarse, pues acabábamos de llegar a la frontera bosnia y tocaba control de pasaportes.


Al atravesar la frontera bosnia, el ambiente cambiaría por completo...pronto divisaríamos los primeros minaretes de las mezquitas..los carteles comenzaban a estar en cirílico, y el paisaje, a la vez que las carreteras, comenzaba a ser cada vez más sinuoso. 


Tras atravesar ciudades como Gradiska, Banja Luka o Travnik, llegaría a Sarajevo a primera hora de la mañana.





Con una población cercana a los 400.000 habitantes, Sarajevo es la capital y ciudad más poblada de Bosnia y Herzegovina. Etimológicamente, el nombre de la ciudad proviene de las palabras otomanas ''saray'' (palacio) y ''jedive'' (virrey), por lo que su significado vendría a ser ''el palacio del gobernador''.


Bañada por el río Miljacka, una de las cosas que primero llaman la atención de Sarajevo es su ubicación geográfica...en un valle situado en plenos Alpes Dináricos, y a pocos metros de picos como el Treskavica, de más de 2000 metros de altitud...por ello, Sarajevo es una ciudad muy verde, construida sobre el relieve de las montañas, y con barrios que, a distintas alturas, parecen entremezclarse con la vegetación del bosque.

<