Liubliana: 3 días en la capital de Eslovenia

Tras algo más de una hora de viaje en autobús desde Trieste, por fin llegaría a Liubliana, capital de Eslovenia.


Bañada por el río Liublanica, y con algo más de 250.000 habitantes, la ciudad es una mezcla de influencias italiana, austriaca y balcánica, algo que se aprecia no sólo en el arte, sino también en la arquitectura, gastronomía o el carácter de la gente.


Desde mi primera visita a Eslovenia siempre he considerado este país como uno de mis favoritos, en especial por su capital...no es una ciudad grande, por lo que las distancias son siempre abordables a pie, pero tampoco es una ciudad pequeña, por lo que a nivel cultural, comercial o de ocio siempre encontraremos algo que hacer...además tiene una ubicación privilegiada, pues se encuentra a menos de una hora en coche tanto de los Alpes como del mar Adriático, y ciudades como Venecia, Budapest, Zagreb o la misma Trieste quedan ''a tiro de piedra'' para hacer alguna escapada.



Ljubljana, Eslovenia,


La estación de trenes y autobuses, situadas una junto a la otra, se encuentran al norte de la ciudad. Tras caminar unos 10 minutos en dirección sur me encontraría de frente con el célebre Puente de los Dragones, uno de los puntos más fotografiados del centro de Liubliana.


Según cuenta la leyenda, el héroe mitológico Jasón, junto a los argonautas, matarían en esta zona al dragón que tenía apresada a una virgen, salvándole la vida y dando pues origen a la ciudad. Sea o no cierta la leyenda