Cómo preparar un viaje a Irán

Irán ha sido uno de los destinos que, para bien, más me ha impactado. Ya sea por su patrimonio cultural, arquitectura, historia, gastronomía o por el buen hacer de su gente (que aunque suene a tópico, aquí es una realidad) viajar a Irán es una experiencia única en todos los sentidos.


Lejos de la imagen que muchos medios de comunicación quieren dar sobre el país, Irán es un destino seguro, accesible para el turista, con una red de transportes más que correcta y con multitud de lugares de interés. 


Sin embargo, a día de hoy sigue siendo un destino ''desconocido'', del que no hay demasiada información, por ello antes de relataros mi experiencia en el país, voy a tratar algunas de las cuestiones más importantes a tener en cuenta a la hora de preparar un viaje a Irán.



Isfahán, Irán, Mezquita Imán Jomeini,


Cuándo ir. La mejor época para visitar Irán es primavera u otoño. El verano puede resultar muy cálido, y en invierno las temperaturas llegan a descender bastante, en especial en regiones de montaña, donde puede haber nevadas que dificulten los desplazamientos.


Conseguir el visado. En la actualidad es posible obtener el visado iraní a nuestra llegada al país, siempre que lo hagamos a través de alguno de sus aeropuertos internacionales (Teheran, Tabriz, Isfahán, Shiraz, Mashad o Mehrabad). Para obtenerlo necesitaremos que nuestro pasaporte tenga, al menos, 6 meses de validez (y que no tenga sellos de Israel), una foto de tamaño carnet, seguro de viaje internacional (que podemos obtener en Irán al momento de hacer el visado) y documentos que acrediten la duración de nuestro viaje (billete de vuelta de avión y reserva de algún hotel). Una vez presentados estos documentos, y tras pagar la tasa de 70€, obtendremos 30 días de