Belgrado: un recorrido por la capital de Serbia

Tras algo más de 7 horas de viaje desde Sarajevo, por fin llegaríamos a Belgrado, la capital de Serbia. El trayecto sería bastante tranquilo y dejaría algunos paisajes para el recuerdo...las montañosas proximidades de Sarajevo, la zona circundante al río Drina, frontera natural entre ambos países, o las verdes llanuras serbias, en las que el sol y el calor propios del verano comenzaban a hacer acto de presencia.


Bañada por los ríos Sava y Danubio, Belgrado es con algo más de 1.200.000 habitantes la capital de Serbia, así como la ciudad más poblada de los Balcanes. Su nombre vendría a significar ''Ciudad Blanca'', y está considerada como una de las más antiguas de toda Europa, aunque si algo la ha caracterizado en los últimos siglos ha sido su estatus de capital...primero del Principado de Serbia, posteriormente de su Reino, y sucesivamente de las distintas manifestaciones de Yugoslavia, Serbia y Montenegro, y actual República de Serbia.



Belgrado, Serbia,


Los alrededores de la estación estaban repletos de gente, y multitud de taxistas se acercaban a los pasajeros que acabábamos de llegar ofreciendo sus servicios. En aquel momento, di gracias de llevar en el móvil la foto de un mapa de la ciudad...y comencé a orientarme. Media hora después, y tras subir una pronunciada cuesta, por fin me encontraría en la parte alta de Belgrado...en el centro de la ciudad.


El primer lugar al que me dirigí fue a la Plaza de la República, en pleno corazón de la ciudad, y en la que podemos encontrar edificios como el Teatro Nacional, el Museo Nacional o la Estatua del Príncipe Mihailo III. Muy cerca de allí parte la calle peatonal Knez Mihailova, repleta de cafeterías, heladerías, tiendas de ropa, restaurantes...constituyendo en definitiva la zona comercial y de ocio más importante del centro de Belgrado.


<