• Facebook
  • Instagram

@2020 - Todos los derechos reservados. Designed by Julián Rey

10 recomendaciones para viajar a África en solitario


África es un continente al que muchos hemos soñado viajar, sin embargo, no parece tarea fácil hacerlo de forma independiente. A la falta de información sobre muchos países se une la dificultad de obtener algunos visados, el elevado coste de los vuelos, la necesidad de vacunarse, y el respeto habitual que suele imponer el viajar a destinos alejados de las rutas turísticas habituales.


Sin embargo, no es tan difícil como puede parecer. Tras visitar en los últimos años 15 países africanos, te aseguro que no existen muchas diferencias entre preparar un viaje a África o a otro continente, tan solo hemos de ser precavidos y tener en cuenta algunas recomendaciones, entre las que me gustaría destacar las siguientes 10:






1. Planifica con tiempo los visados. Algunos son fáciles de conseguir al llegar al aeropuerto de destino, pero otros es necesario obtenerlos con antelación (Argelia, Sudán, Nigeria, Camerún...). Para evitar sorpresas te recomiendo consultar la web del Ministerio de Asuntos Exteriores, donde en la sección de documentación y visados de cada país explican la documentación necesaria para viajar. Ten en cuenta que algunos países africanos no tienen embajada en España, por lo que conseguir su visado (a través de agencias o embajadas en otros países) puede llevar tiempo.





2. Ponte las vacunas que sean necesarias. Por desgracia, en África todavía dan lugar enfermedades que hacen extremadamente recomendable vacunarse antes de hacer cualquier viaje. Algunas de estas vacunas son contra la poliomielitis, hepatitis A, fiebre tifoidea, cólera, meningitis, fiebre amarilla... Lo mejor es que vayas al centro de vacunación internacional más cercano y te informes acerca de las vacunas necesarias en los destinos a los que viajes. Recuerda llevar al viaje tu cartilla internacional de vacunación, pues suelen pedirla en los controles de inmigración de bastantes países.


Igualmente, es fundamental que contrates un seguro médico. Es algo que recomiendo hacer en cualquier destino, pero especialmente en África, ya que es complicado encontrar hospitales públicos de garantías, y los privados, suelen ser extremadamente caros. Lo más probable es que no llegues a hacer uso del seguro, pero quién sabe...en este tema más vale prevenir que curar.



3. Aprende algo de francés. Salvo en los países de la costa del Índico y sur del continente (con pasado colonial británico), en la mayor parte del norte, centro y oeste de África se habla francés, siendo el idioma cooficial junto a otros como el árabe, sango, suajili etc... Os recomiendo que aprendáis las expresiones más básicas, pues en muchos de ellos os será difícil encontrar a alguien que hable inglés o español.





4. Protégete contra la Malaria. Esta enfermedad, contra la que no existe vacuna, se transmite mediante la picadura de un mosquito relativamente habitual en África. Además de una medicación que puede tomarse de forma preventiva (sin ser plenamente eficaz), os recomiendo utilizar algún tipo de spray repelente de insectos, vestir con manga larga (en especial al amanecer y atardecer, cuando los mosquitos son más activos), dormir con la ventana cerrada, y si es posible, usar una mosquitera sobre la cama (muchos hoteles de los países en zonas de riesgo disponen de ella).


A continuación os dejo un mapa con las zonas de riesgo de malaria. Aunque es algo que debamos prevenir, tampoco nos debe echar para atrás a la hora de hacer un viaje. Personalmente he estado en más de 10 países de la zona de riesgo alto, y tomando las precauciones mencionadas, nunca he tenido ningún problema.





5. Evita comer en puestos callejeros, encontrarás muchos en pueblos, ciudades, márgenes de las carreteras.... aunque encuentres alimentos con buen aspecto, la mayoría de estos puestos no cumplen con las condiciones higiénicas mínimas. No tienen sistemas de refrigeración, la comida está expuesta al sol, altas temperaturas, contacto con animales... Mi consejo es que, aunque sea más caro, entres a comer a un restaurante. Encontrarás sitios con comida local a buen precio y tu estómago te lo agradecerá.


Igualmente, Ten cuidado con el agua, incluyendo la que bebas o utilices para lavarte los dientes, asearte, etc. En más de una ocasión he visto como el propio agua de los grifos de los hoteles ha salido literalmente marrón. Mi consejo es que utilices siempre agua embotellada y te aseguras de que está debidamente precintada.




6. Evita las grandes ciudades. Salvo algunas excepciones (Marrakech, El Cairo, Ciudad del Cabo...) la mayoría carecen de interés turístico. El principal atractivo de África recae en su naturaleza y zonas rurales, y muchas de sus capitales son grandes urbes repletas de edificios gubernamentales, zonas industriales y un tráfico caótico.





7. Acostúmbrate al regateo. No me gusta esta actividad, pero muy pocas cosas en África tienen precio fijo, y si viajas en solitario, tendrás que acostumbrarte a negociar a diario el precio de taxis, habitaciones de hotel, compras en mercados y hasta las entradas para visitar algunos monumentos. Soy el primero al que no le gusta regatear un par de euros en un mercado local, pero si viajas por África de forma independiente, te encontrarás con que al ser extranjero mucha gente te tomará por millonario, proponiéndote precios desorbitados que se alejan mucho del valor real de las cosas. Mi consejo es que te lo tomes con calma, pongas buena cara, tengas paciencia y no des tu brazo a torcer... al final llegarás a un acuerdo justo para ambas partes.



8. Visita algún destino de playa. Al pensar en playas de arena blanca y agua cristalina nos viene a la cabeza el Caribe o el Sudeste asiático, sin embargo, me atrevo a decir que las mejores playas del mundo las he visto en África. Además de las playas de islas como Mauricio, Seychelles o Zanzíbar, países como Senegal, Sudáfrica o Kenia esconden verdaderas joyas todavía sin explotar.





9. Ten paciencia con el transporte público. En muchos destinos te encontrarás con que los autobuses, en lugar de salir a una hora programada, salen cuando están llenos, que muchos lleguen con varias horas de retraso, o que incluso en rutas largas se cambia el itinerario debido a lluvias, corrimiento de tierras...y es que una distancia de 100 km entre dos ciudades puede convertirse fácilmente en 3 - 4 horas de viaje. Por eso, además de paciencia, te recomiendo que tengas bastante flexibilidad de horarios y dejes siempre varias horas de margen a la hora de coger vuelos o planificar excursiones.





10. Evita actividades con animales. Este punto ya lo traté en mi artículo sobre 8 errores que he cometido viajando, pero en África adquiere un matiz especial. A todo amante de la naturaleza le gusta ver animales, interactuar con ellos...pero mi experiencia al respecto en el continente africano no ha sido muy positiva. Parques de leones donde drogan a los animales para dormirlos, zoológicos con animales famélicos, safaris en el desierto con camellos en malas condiciones....es posible encontrar actividades donde se respete a los animales y estos no sufran ningún tipo de maltrato, pero antes de apuntarte a un tour, safari o similar recomiendo que te informes bien al respecto.





En las próximas semanas seguiré subiendo artículos con información sobre cómo preparar viajes a África de forma independiente, posibles destinos, guías de ciudades... mientras tanto recuerda que si tienes alguna duda puedes preguntarme a través del apartado de contacto o de mis redes sociales de facebook e instagram.


¡Hasta pronto viajeros!